Cuando en el año 2010 abrimos las puertas de nuestro taller dedicado a la restauración de coches clásicos en Madrid centro no éramos conscientes de que tan poco tiempo después íbamos a ser capaces de labrarnos un buen prestigio gracias a nuestro trabajo. A lo largo de estos años hemos tenido la oportunidad de trabajar en varias decenas de joyas de la automoción. Modelos de coches que hace años ya que dejaron de verse por nuestras calles y carreteras.

También hemos podido comprobar charlando animadamente con algunos de los clientes de nuestro taller de restauración de coches clásicos en Madrid centro que muchos de ellos desconocen la existencia de las matrículas históricas y de las muchas ventajas que esta matrícula les puede reportar. Para empezar, los coches con matrícula histórica están exentos del pago del impuesto municipal de circulación que, aunque no se una gran cantidad, todo lo que sea ahorro es siempre bienvenido.

Los coches con matrícula histórica no tienen que pasar anualmente la ITV sino que están autorizados a hacerlo cada 4 ó 5 años y, además, esas inspecciones se adaptan a las características originales del vehículo y quedan exentos de los accesorios que no estuvieran instalados en origen como pueden ser los cinturones o la luz de marcha atrás, o los retrovisores externos. Otro punto importante de ahorro son los seguros que para los vehículos históricos son también mucho más económicos.

Los únicos requisitos que hay que cumplir para conseguir una matrícula histórica es que el coche haya cumplido 25 años desde su primera matriculación y que no haya sufrido modificaciones en sus características esenciales. Si tienes un coche de estas características tienes que venir a conocer Kafer Klassich Garage.